¿Monitor gamer? La nueva generación de juegos 120 FPS

¿Monitor gamer? La nueva generación de juegos 120 FPS

¿Cómo describirías el monitor gamer ideal para jugar? Si juzgas un monitor solamente por su diagonal o por ser curvo, puede que te estés perdiendo de una experiencia vívida y fluida. Al terminar de leer, conocerás cuáles son las características de una pantalla gamer perfecta y verás todas las alternativas que pasen frente a ti de una forma diferente.

Qué son los FPS y los Hz de un Monitor Gamer

Los FPS o Fotogramas por Segundo, son la cantidad de imágenes que tu GPU puede imprimir en tu Monitor PC Gamer cada segundo que transcurre. Lógicamente, mientras mayor sea esta cantidad de reproducción, mejor y más fluida será tu experiencia en cualquier juego. En cambio, cuando existe una baja tasa de Frames por Segundos, el juego sufre pequeños saltos que podrían tener un impacto negativo en su fluidez.

Por otra parte, los Hercios (Hz) son los ciclos por segundo que puede reproducir el Monitor PC Gamer a partir de la información de renderizado que recibe por parte de la GPU. Entonces, en síntesis: el monitor mide en Hz la velocidad con la que puede mostrar las imágenes o FPS que recibe desde tu GPU.

En este sentido, no importa cuántos monitores desees instalar en tu setup, deberás asegurarte de que la tasa de refresco del monitor en Hz, sea igual o mayor a la cantidad de FPS renderizados. Así, te asegurarás de que todas las imágenes fluyan y creen una sensación de movimiento perfecta y fluida.

Monitor gamer: consecuencia de altos FPS y bajos Hz

Si cuentas con 60 Hz o menos en tu Monitor, 120 FPS en tu GPU y la configuración del juego está renderizando a más de 60 FPS, tendrás estos problemas:

  1. El efecto bandera. Son saltos que se producen en la imagen en el esfuerzo que hace el monitor por procesar la información gráfica que recibe.
  2. Input Lag. La demora en la entrada se produce cuando el monitor no tiene la capacidad para reproducir la cantidad de imágenes que se han renderizado desde la GPU. Así, esta cola de gráficas que se acumula en fracciones de segundos genera pequeños saltos similares al lag por conexión.

¿Importa tanto la cantidad de FPS?

Los juegos de última generación permiten una configuración de renderizado a 120 FPS, es decir, 120 imágenes reproducidas en un segundo. Para que tengas una idea de lo sorprendentemente realista y fluida que puede verse esta secuencia, considera la capacidad que tiene el ojo humano.

Algunos estudios sostienen que el ojo puede captar una imagen cada 13 milisegundos, lo que se traduce en aproximadamente 75 FPS. Otros, sin embargo han afirmado que esta capacidad no supera los 30 a 60 FPS.

¿Significa esto que no vale la pena comprar un Monitor PC Gamer que supere los 60 Hz? De ningún modo. En realidad, el cerebro humano capta y procesa imágenes y otros tipos de información en simultáneo a una velocidad mucho mayor. Así, aunque el ojo trabaje a cierta velocidad, la fluidez y velocidad con la que el cerebro percibe y envía respuestas para que reacciones en un determinado juego, puede hacer la diferencia en un título que exija velocidad y concentración.

Por ejemplo, de acuerdo a gráficas publicadas por Nvidia, en juegos shooter o Battle Royale, no es conveniente competir con FPS bajos y un monitor de bajos Hz. Al precisar tu puntería, al girarte para contraatacar, al captar el movimiento de un jugador contrario en fracciones de segundos y hasta al responder a una ofensiva sorpresa, son momentos en los que agradecerás una tasa de refresco mucho más alta que la que otros gamers puedan procesar.

¿Cómo es un Monitor Gamer a la altura de los nuevos juegos?

La lista de juegos con soporte para reproducir 120 FPS es cada vez más larga. De hecho, están disponibles para consolas como la nueva Playstation 5 y para PC Gamers. ¿Qué características podrías tener presente al momento de elegir un Monitor Gamer?

1. Resolución

De este valor depende la calidad gráfica y nitidez con la que veas las imágenes. Se define como el número de píxeles que pueden mostrarse en la pantalla. Así, si un videojuego te ofrece una alta resolución de imagen, pero el monitor no cuenta con estas capacidades, no podrás aprovechar esa calidad.

Como mínimo, es importante que tu monitor sea Full HD, es decir, que ofrezca una resolución de 1920×1080 píxeles. Como referencia, el Monitor Acer Gamer EG240Y Pbipx, cuenta con una pantalla IPS Full HD. Sus colores y nitidez lo hacen ideales para el gaming, y su tasa de actualización puede alcanzar los 165 Hz, es decir, podrás correr juegos a más de 144 FPS.

2. Tamaño y relación de aspecto

El tamaño es de los primeros filtros que la mayoría verifica antes de decantarse por una opción. No obstante, ten presente que no siempre “más grande, es mejor”. Es importante que incluyas entre tus criterios aspectos como la resolución que ocupa esa pantalla y la tasa de refrescamiento de la que dependerá si disfrutarás de juegos a 120 o más FPS.

Por otra parte, la relación de aspecto puede parecer un aspecto de poca relevancia, pero sí que juega un papel importante en la experiencia y espacio de la pantalla. El alto por ancho del monitor puede estar administrado en una relación clásica 4:3 (casi cuadrada), 16:9 (pantallas anchas) o incluso relaciones más amplias de pantalla.

Lo cierto es que, más allá de la elegancia de un monitor ancho y lo moderno que sea, es importante en el gaming contar con un amplio campo de visión. De hecho, esto aplica para juegos de casi cualquier categoría, y es razón por la que muchos deciden adoptar más de un monitor.

3. Tasa de Refrescamiento

Este elemento es uno de los ejes principales que debe guiar tu decisión. Recuerda que, a mayor tasa de refrescamiento (o tasa de refresco) en Hz, mayor será la cantidad de FPS que podrá reproducir desde la GPU.

Además, notarás que este valor no guarda relación con el tamaño de la pantalla. Puedes optar por un Monitor Acer Gamer KG241Q de 24 pulgadas o un Monitor Acer Gamer Curvo ED322QR P de 32 pulgadas, y ambos podrán ofrecerte hasta 144Hz.

4. Tecnología

Cada pequeño avance tecnológico implementado en monitores gamers se piensa para el bienestar y confort. Por ejemplo, las tecnologías Acer Flickerless y Acer BlueLightShield del Monitor Acer Gamer Nitro QG241Y te darán una mejor experiencia; la primera reduce los reflejos y mejora la calidad de visión, mientras que la segunda filtra la luz azul de la pantalla que causa fatiga ocular en períodos prolongados.

Por otra parte, la tecnología AMD Radeon FreeSync del Acer EG240Y PBIPX automatiza la sincronización entre la tarjeta gráfica y el monitor, evitando los efectos negativos que se producen por la diferencia entre Hz y FPS.

6. Entradas

Finalmente, asegúrate de que tu nuevo monitor dispondrá de entradas que permitan la conexión de equipos modernos, sea que se trate de un notebook gamer o algún otro componente o consola. Entre ellos debes tener acceso a puerto(s) HDMI, puerto Display Port y hasta DVI-IN. La mayoría de los equipos modernos cuenta con todas estas entradas.

Desde el catálogo de la Acer Store podrás encontrar una pantalla a tu justa medida: para espacios amplios o reducidos, configuraciones planas o curvas, según tu presupuesto y equipados con tecnologías pensadas para tu confort y disfrute. Prepara tu setup este año y recibe los nuevos y mejorados títulos a 120 FPS o más.

Te podría interesar

HDMI 2.1: las ventajas en la actualización de este puerto

Seguro has escuchado acerca del HDMI 2.1. Anteriormente,